dimarts, 9 de maig de 2006

EXPERIÈNCIES


ANA TORTOSA (C.Exc. de Chelva)

El domingo pasado, día 6, participé en la K25.

El momento más emocionante y que me costará olvidar (espero no hacerlo nunca), fue estando a 100 escasos metros de la meta. Cuando ya ves que terminas, que ya llegas, que has estado durante casi 5 horas pateando monte y se te pone hasta la piel de gallina y te falta respiración. Ves que ya lo tienes hecho, que hace un año ni se te hubiera ocurrido presentarte a la carrera y animabas a los que corrían pensando....esta gente...qué valor que tienen y qué fuerza de voluntad.

Ahora se ve desde otro ángulo, se vive, se siente. Ha sido una experiencia inolvidable y, aunque terminé pisándome el tiempo los talones....ha merecido la pena. Y mucho.

Empezamos a las 9 de la mañana y subimos durante 5 km hasta el Alto del Pino. Para volver a bajar pasando por el interior del castillo de Serra y llegando al polideportivo en menos de 1:45 minutos (9 km) para entrar en tiempo y poder continuar.

Superado el primer obstáculo te enfrentas a 3 picos, subiendo siempre por sendas. Ni que decir tiene que el recorrido es una pasada, pasas por un barranco saltando de piedra en piedra, subes por cortafuegos, bajas, entras de nuevo por el río, etc...

En el km 18 ya venía el coche escoba pisándonos los talones. Un chaval muy majo con un dorsal donde podías leer: "granera". Así que llegamos a Rebalsadores un poco apretados de tiempo y de calor. A partir de allí tienes una bajada "técnica" de unos 4 km hasta que llegas de nuevo al polideportivo y esta vez al final de la K25.

Salimos aproximadamente unos 300 o más y muchos compañeros se quedaron en el camino por lesiones, caídas y demás, o no entraron en tiempo en el primer control. Ánimo a todos ellos y a la próxima va la vencida.

Felicitar a la organización de la K25 por el recorrido, la señalización, el montaje del chiringuito, las instalaciones y por la gran idea que tuvieron en su día. Así como por su gente y por los voluntarios que colaboraron en todo lo posible.

El año que viene nos volveremos a ver.

En fin....gracias de nuevo y vuelvo a destacar que, para mi, ha sido una gran experiencia, ya que el único objetivo era poder terminarla.

Un saludo.

Ana

JORDI BORT (A.Exc. d'Alcanar)

Hola compañeros:

Todos coincidimos en que cuando en alguna carrera de montaña se ensucia la montaña, hay una mala organización o cualquier suceso negativo no se tarda en hacer críticas más o menos duras y pedir que se cambie y/o solucione la situación. Por todo esto me he sentido con la obligación de escribir estas líneas, porque si somos buenos para criticar y pedir explicaciones también lo hemos de ser para felicitar y aplaudir las carreras que como la K25 de Serra (Valencia) se organizan a la perfección.

Todo empieza en Alcanar (Terres de l’Ebre) a las 05:40 de la madrugada, cuando me levanto para desayunar. A las 06:15 pasan a recogerme H. Fibla y a. Aguiló (mis compañeros de batallas). Después de 186 km y los que no conducimos echar unos cabezazos llegamos a Serra (Valencia) y nada más entrar al pueblo nos encontramos la primera señal de color naranja fluorescente que decía “Parking”, esta es una buena señal de cómo iría el día pues en algunas carreras la auténtica aventura es encontrar aparcamiento, la entrega de dorsales… sobretodo si vienes de fuera, fácilmente siguiendo las indicaciones nos encontramos con el parking y cerca, muy cerca se puede oír una voz masculina y una femenina por micrófono dando instrucciones, animando, guiando a los desorientados (y eso que no ha empezado la carrera aún). En dónde recogemos los dorsales esta la lista de inscritos (en un lugar bien ancho y que no produzca colapso)y además fácilmente con una pegatina con tu numero de dorsal puedes dejar la bolsa en guardarropía y esta a tocar de las duchas y masajes (solo tocamos el coche para ir y volver de nuestro pueblo), nosotros nos miramos y decimos - Ostia, parece que se lo han montado bien- Hay un montón de gente con camisetas naranja y petos rojos a los que les puedes preguntar cualquier cosa ellos te orientan y ayudan sin complejo (incluso tiraban fotos). Nos vamos a tomar un café rápido y una señora que nos encontramos nos acompaña a un bar cerca. Todo va sobre ruedas (excepto el sueño y un poco la pereza de primera hora) nos cambiamos, echamos unas fotos para el recuerdo y a calentar.

Se hacen las 08:45 y ya empiezan a llamar para el control de firmas, las voces del micrófono no cesan, animan, continúan llamando y aconsejando. En los dorsales aparece un código de barras (¿Para qué será?), al llegar al control de firmas nos pasan un rayo rojo, si como en el supermercado, nos dicen – Ya habéis firmado- , yo continuo perplejo y me digo- Como se lo curran, está muy bien esto- , esto es una forma sencilla de evitar errores y problema, además de ser más rápido.

A las 09:00 aproximadamente empieza la carrera, las gente animando mucho, en las calles del pueblo la gente de los bares fuera animando, en los balcones de las casas, en las puertas y hasta gente que se había levantado para ver un momento de carrera, lo digo porque iban con pijama i además la cara no engaña, pero todos animan. Dejamos el pueblo para empezar la montaña, la organización perfecta, el tramo que llevo recorrido precioso. Al km 9’8 se vuelve a pasar por la salida y piensas en quedarte porque menudos casi 10 km nos hemos tirado, los avituallamientos muy bien señalizados, bien equipados con bebida isotónica, agua, fruta, frutos secos…y los que allí hay animando sin cesar, durante el recorrido nos encontramos gente que hacía fotos con cámara, te grababan en vídeo y te animan sin cesar también, si les preguntabas el km que estabas te lo decían porque sabían perfectamente en que punto estaban (y esto aunque no lo parezca ayuda mucho), los demás tramos de carrera muy buenos, había para todos los gustos, eso si todo muy bien señalizado con balizas, carteles de “Precausió”, curva… Todo iba perfecto, es de las pocas carreras que no te importa que no termine porque la disfrutas al mil por cien- ¡Que pasada!- Me digo mientras realizo un descenso por un tramo medio técnico. Si hasta los corredores son perfectos, simpáticos, bromistas….

Ya entrando al pueblo la gente te anima como si de un hijo se tratara, casi lloro de alegría. Después de 2 h 46 min entro a meta, gente de la organización se acerca y te dicen – Enhorabuena, lo has hecho fenomenal- y eso que he entrado el 33 (26 de mi categoría). El pica- pica final excelente, los regalitos una pasada por no hablar del masaje que me echaron, hay para quitarse el sombrero.

Resumiendo, todo todo y todo muy bien y solo por 5 € (si estas federado FEDME). Y 10 € si no lo estás.

Por eso quiero felicitar a todos los que han hecho posible esta carrera y pido por favor que no cambien y continúen así. Yo por mi parte el año que viene repito (si nada me lo impide), por todo esto lo mínimo que puedo hacer por vosotros es dedicaros estas líneas, devolveros los aplausos que vosotros me distéis y que mucho me ayudaron y como no daros las GRACIAS, porque simplemente os las merecéis.

Nosotros 186 km, otra cabezadita y a casa!!!!!!!!!!!

FELICIDADES de Jordi Bort para la organización de la carrera.

Jordi Bort Juan